CABKA - Paletas con tecnología RFID: optimizar los procesos de producción y logística - Handling&Storage

Vaya al Contenido

CABKA - Paletas con tecnología RFID: optimizar los procesos de producción y logística

Paletas con tecnología RFID: optimizar
los procesos de producción y logística
 

Identificar de forma inequívoca paletas y mercancías, agrupar las cargas con rapidez o realizar la trazabilidad en cualquier lugar y sin errores: la tecnología RFID (identificación por radiofrecuencia) ofrece, también a la logística, enormes posibilidades. A diferencia de los códigos de barras o las etiquetas, los pequeños transpondedores incluyen mucha más información y la ponen a nuestra disposición en todo momento en grandes cantidades y en cuestión de segundos gracias a la lectura masiva. De este modo, los usuarios pueden controlar y supervisar los procesos logísticos y de producción de forma mucho más dirigida, y conseguir así una organización considerablemente más eficiente.
El uso de la tecnología RFID en la producción y la logística está aumentando rápidamente por una razón de peso: permite a las empresas transformar productos y recursos con la máxima facilidad en plataformas portadoras de información inteligentes y comunicativas. Los pequeños transpondedores se pueden integrar sin problemas en mercancías o paletas y permiten almacenar, registrar y leer una gran variedad de datos en segundos. Mediante la utilización y el análisis de estos datos, los usuarios de procesos individuales —y en última instancia la cadena de valor completa— optimizan tareas y con ello, consiguen un rendimiento más económico.
 
Paletas retornables, predestinadas para el análisis de datos
 
Un enfoque prometedor es el uso de etiquetas RFID en paletas retornables. Las sólidas paletas llevan muchos ciclos y años siendo parte de la cadena de suministro, y por ello, pueden proporcionar información valiosa. Además, por lo general, no solo abarcan uno, sino varios almacenes, así como diferentes tareas logísticas, por lo que se pueden utilizar en varias ubicaciones para recoger información: entrada y salida de mercancías, expediciones o producción. Además, por lo general son numerosas y se utiliza una cantidad estadísticamente representativa, por lo que los datos recogidos son bastante significativos.
Para equipar las paletas con esta tecnología, durante su fabricación se suelen adherir dos etiquetas RFID en las cavidades de los pies de la paleta. Esto tiene la ventaja de que en cualquier posición posible, una de las dos etiquetas siempre está próxima a un lector. Los pequeños transpondedores pueden guardar y transferir información sin contacto físico ni visual, incluso a una distancia de varios metros. Se encuentran ocultos y no pueden perderse, son resistentes al calor, el frío o la humedad, y dentro de la paleta están protegidos de posibles daños. Se pueden utilizar con seguridad y fiabilidad de forma permanente.
 
Datos individuales almacenados en el transpondedor
 

La gran ventaja para las empresas: en las etiquetas RFID se puede almacenar una gran variedad de datos sobre la mercancía almacenada, como los números de artículo, las cantidades, el peso o la fecha de caducidad. De este modo, tanto la paleta como la carga se pueden identificar en todo momento de forma rápida e inequívoca. Dependiendo del sector, existen diferentes posibilidades: los usuarios de la industria química, por ejemplo, almacenan en la paleta información sobre la peligrosidad de las mercancías, para que estas se almacenen en consecuencia. Los fabricantes de alimentos se sirven de esta tecnología para dar salida primero a aquellas mercancías con la fecha de caducidad más próxima o que haya que entregar en una zona cercana. Las compañías farmacéuticas pueden supervisar los números de lote y realizar el seguimiento de sus productos más frágiles constantemente. Los distribuidores tienen una visión completa de todos los movimientos de mercancías y pueden actualizar el inventario de forma automática. Todo ello simplifica los procesos en la logística y contribuye a reducir los costes.
Además, los documentos de embarque se pueden crear automáticamente con RFID en cuanto un envío llega a un puesto de control determinado. Gracias a la lectura masiva es posible escanear varios cientos de transpondedores al mismo tiempo y en movimiento; lo que ahorra tiempo y facilita el trabajo considerablemente. Desaparece la engorrosa búsqueda de los números de envío o los códigos de barras, pues no es necesaria la localización visual de las etiquetas. Además, las empresas pueden realizar un seguimiento de sus flujos de carga sin problemas, lo que minimiza los errores y reduce las pérdidas. Aquellos puntos donde a menudo se producen daños a las mercancías se pueden delimitar con exactitud. Permite optimizar los procesos en consecuencia.
 
RFID: atractivo también para los proveedores de servicios de pooling
 
Los proveedores de servicios de pooling se benefician del uso de la tecnología RFID en paletas retornables, porque las etiquetas también contienen información acerca de la propia paleta. Después de su fabricación, cada paleta recibe un código electrónico de producto (EPC, por sus siglas en inglés) que la identifica de forma inequívoca e incluye otros datos acordados con el cliente, como la fecha o el material de fabricación. En los transpondedores también se puede reflejar el estado de la paleta, dependiendo de si esta se acaba de fabricar, se ha enviado al almacén del fabricante, se ha transportado o entregado al cliente, este la ha retornado, ha informado de que está dañada o la ha reciclado y eliminado. En todos estos casos, las paletas pasan a través de un arco RFID o son dirigidas por el correspondiente dispositivo, que se encarga de leer el transpondedor y guardar el nuevo estado. Para los proveedores de servicios de pooling esto implica una transparencia significativamente mayor en el control de sus existencias. Todas las paletas se pueden localizar en cualquier punto del circuito de pooling, y los daños y pérdidas se pueden ubicar sin lugar a pérdidas.
 
Paleta de plástico innovador con tecnología RFID
 
Una de las empresas pioneras en el campo de las soluciones RFID para paletas es Cabka-IPS. La compañía ha desarrollado, en colaboración con el Instituto Fraunhofer IFF de operación y automatización industrial, un sistema para implantar etiquetas RFID en paletas de plástico. Esta tecnología se utiliza, entre otros, en la media paleta Heilbronner (HHP), que Cabka-IPS ha lanzado al mercado junto con la empresa de pooling GreenCycle, perteneciente al Grupo Schwarz. Esta paleta representa una alternativa económica y ecológica a la paleta de madera tipo Düsseldorf y está concebida para ser la paleta estándar para cadenas de producción altamente automatizadas. La paleta se puede identificar con claridad gracias al transpondedor incorporado en el pie de la paleta, lo que permite una detección, siempre a tiempo, de los movimientos de mercancías y el establecimiento fiable de su ubicación.
GreenCycle ya utiliza más de 1.500.000 unidades de la paleta con RFID. Los proveedores de servicios de pooling se benefician, entre otras cosas, de una organización más ligera de sus camiones, una visión general de las existencias de paletas, así como de una observación de todos los movimientos de mercancías. La solución RFID de Cabka-IPS contribuye a una organización más rápida, eficiente y económica de los procesos logísticos y de transporte.
 
La realidad se hace visible
 
Cabka-IPS, el Instituto Fraunhofer IFF y otros socios de desarrollo ya están trabajando en la evolución del transpondedor en paletas retornables, que todavía pueden aportar importantes ventajas: a raíz de la creciente digitalización y la interconexión de la producción y la logística, las paletas están cada vez más conectadas con la Internet de las cosas. Con ayuda de sensores, la paleta puede registrar, por ejemplo, datos del entorno, como la temperatura o la humedad del aire, y transmitir dichos datos en tiempo real. Los usuarios pueden acceder, en cualquier momento, a todos los datos relevantes desde dispositivos móviles, como teléfonos, relojes inteligentes o tabletas. Por ejemplo, en caso de averías o valores críticos, recibirá información y una advertencia a tiempo, para poder reaccionar inmediatamente. El análisis basado en la web, exacto y continuo, de cada vez más y más información disponible, también permite gestionar cadenas de valor largas y complejas de manera mucho más eficiente y transparente que nunca antes. La tecnología RFID ya ofrece estas condiciones a día de hoy; el potencial solo debe aprovecharse. Los éxitos conseguidos hasta ahora muestran que en el futuro muchos usuarios y proveedores de servicios de pooling integrarán estas nuevas posibilidades en su vida diaria y se beneficiarán de ellas.
 
 
Regreso al contenido