CABKA-IPS - Alternativas inteligentes para la industria química - Handling&Storage

Vaya al Contenido

CABKA-IPS - Alternativas inteligentes para la industria química

Alternativas inteligentes para la industria química

En muchos casos, las paletas de plástico de Cabka-IPS pueden reemplazar con eficacia a los nueve tipos de paletas (CP1-CP9) utilizados en la industria química. En comparación con las paletas tradicionales de madera, estos ofrecen numerosas ventajas económicas y funcionales: los usuarios podrán beneficiarse de su reducido peso, de una higiene superior, mayor durabilidad y, en definitiva, de un flujo eficiente de los materiales.
La creciente globalización, que afecta tanto a clientes como a proveedores, así como la feroz competencia internacional obligan a las empresas de la industria química a enfrentarse a enormes retos. Cada vez es más necesario racionalizar los procesos y reducir los costes de producción sin que se vean mermados factores como la calidad, la seguridad, la higiene o la protección del medio ambiente. Por otra parte, la cada vez mayor demanda de productos y soluciones adaptadas al cliente transforma las cadenas de valor de la industria en procesos cada vez más complejos.

Un gran reto para la logística

Estos cambios afectan, sobre todo, a la logística de producción. La industria química destaca por una serie de rasgos característicos que la diferencian notablemente de otros sectores: desde procesos químicos únicos, pasando por el tratamiento de mercancías líquidas o a granel de diferente composición, hasta la peligrosidad que entrañan los materiales utilizados. El resultado de la enorme gama de productos y procesos que maneja son los diversos sistemas y soluciones que se aplican durante el transporte y el almacenamiento: Dependiendo de su naturaleza, las mercancías pueden envasarse en contenedores, bolsas, bidones, octavines, barriles o cajas de cartón. Un embalaje adecuado no solo protege el contenido frente a agentes externos, sino que también evita que pueda haber escapes de sustancias agresivas o peligrosas para el medio ambiente.
Por lo general, los contenedores se transportan sobre paletas de madera desarrollados especialmente para este sector: las llamadas paletas químicas. En un principio, estas paleas fueron el resultado de una cooperación entre la VCI (Asociación Alemana de la Industria Química) y la APME (Asociación de Fabricantes de Plásticos en Europa). El objetivo era reducir el número de paletas existentes a una selección de paletas estándar. Las dos asociaciones definieron nueve tipos de paletas químicas y plasmaron sus especificaciones exactas en relación con su apariencia externa y forma de fabricación en una directiva. Se les identifica por las denominaciones CP1 a CP9 y son adecuadas para el transporte de diferentes productos. Las paletas químicas se organizan en un pool abierto sin control de calidad central, y la producción y reelaboración de estas la realizan proveedores registrados. De este modo, las normas de calidad son más estrictas y la relación entre los costes y el beneficio es mejor que la que ofrecen las paletas de madera convencionales.

Desventajas de las paletas de madera: suciedad, desperfectos y peso

Pese a sus aspectos positivos, las paletas de madera no solo ofrecen ventajas: su elevado peso dificulta la manipulación y es notable incluso en los costes de transporte. La madera sufre con la humedad y los agentes externos contaminantes, lo que puede afectar a la higiene del artículo que se transporta. Las paletas rotas o astilladas pueden dañar tanto los envases como a los propios empleados y a menudo deben pasar por el taller de reparación. Además, este tipo de irregularidades puede ocasionar parones en los sistemas de almacenamiento y transporte automatizados, cada vez más utilizados en la industria química. También es importante considerar que, en tiempos de actividad económica floreciente, las paletas de madera no suelen estar disponibles y esto puede ocasionar retrasos y cuellos de botella en la producción. Para mejorar los procesos logísticos, los usuarios buscan, cada vez más, soluciones alternativas.
La introducción de paletas de plástico en la industria se está convirtiendo en una opción cada vez más popular. En comparación con la madera, estas son superiores en muchos aspectos: son extremadamente estables y tienen una durabilidad elevada. Las oscilaciones de peso y las roturas no son relevantes. La exactitud de sus dimensiones y formas garantiza una alta fiabilidad de los procesos y permite, a su vez, una adaptación precisa a los sistemas de almacenamiento y transporte automatizados. Su reducida tara facilita la manipulación a los trabajadores y reduce costes, combustible y CO2 durante el transporte. Las superficies sólidas y libres de plagas son fáciles de limpiar y cumplen, de este modo, con los estándares de higiene más elevados. Las paletas encajables requieren menos espacio y reducen así los costes de almacenamiento. En definitiva, los usuarios se benefician de numerosas ventajas económicas y funcionales.
Entre los más reconocidos proveedores de paletas de plástico se encuentra la empresa Cabka-IPS: con sede en Berlín, este fabricante ofrece una amplia cartera de soluciones para prácticamente cualquier aplicación. Cabka-IPS también cuenta con una amplia gama de productos para la industria química, que con sus diferentes diseños, dimensiones y especificaciones, pueden utilizarse como alternativa a casi todos los tipos de paletas químicas, desde la CP1 hasta la CP9.

Las paletas de plástico «sobrevuelan» el transporte de mercancías

Cabka-IPS ha desarrollado la paleta Eco P3 específicamente para este sector. Con 1300 x 1100 x 150 milímetros, tiene las mismas dimensiones que la paleta de madera CP7 y se adapta perfectamente al envío de cargas a granel en sacos. La cubierta se extiende sobre los patines y los pies de la paleta y, de este modo, ofrece una superficie de apoyo adicional, facilitando el transporte de volúmenes de carga mayores sobre cintas transportadoras más estrechas. Estas «alas» permiten un embalaje más estable de la mercancía mediante retractilado y ofrecen a los carretilleros la posibilidad de elevar la paleta a posiciones adicionales. Los seis patines de la Eco P3 tienen un diseño especialmente ancho. Esto evita, durante el apilado en varias alturas, que los sacos se acoplen entre ellos y garantiza un transporte fluido sobre transportadores de rodillos y de cadena. Con solo doce kilogramos de peso, esta paleta es significativamente más ligera que el CP7 de madera y ofrece una atractiva relación calidad-precio. Tampoco desprende astillas y sus cantos son redondeados, evitando así que los sacos apilados puedan rasgarse o dañarse.
Una solución inteligente para muchas tareas de transporte son las paletas de la familia de productos Nest. Su gran ventaja es que cuando están vacías y apiladas en altura, los pies de las paletas encajan entre ellos y se reduce el volumen hasta en un 75 por ciento. Ello permite rebajar los costes de almacenamiento y transporte. Su diseño ligero simplifica la manipulación sin que ello afecte a la estabilidad. La Nest i5 en medida americana de 1200 x 1000 x 140 mm, por ejemplo, pesa tan solo nueve kilogramos dependiendo del modelo y puede soportar cargas estáticas de entre cuatro y ocho toneladas. Los usuarios pueden adaptar el peso y la capacidad de carga de la paleta perfectamente a cada una de las aplicaciones. Como alternativa a la paleta química CP1, la Nest i5 es adecuada, entre otras cosas, para el transporte de cartones y sacos. Otras paletas de la familia Nest también se encuentran disponibles en medida europea o en dimensiones optimizadas para contenedores.

El campeón de los pesos pesados

Las paletas de la familia Endur, robustas y de calidad, se adaptan especialmente al transporte de mercancías pesadas. Su producción mediante inyección asistida por gas produce cavidades internas en el sistema de apoyo de la paleta, lo que las hace particularmente rígidas y resistentes para el almacenaje sobre estanterías. La Endur i9, por ejemplo, tiene una capacidad de carga de hasta 1500 kilogramos. Al igual que la paleta química CP6, esta paleta industrial está destinada para el almacenaje de sacos para mercancías a granel: los llamados big bags. Incluso con 26 kilogramos de peso es sorprendentemente ligera y fácil de manejar. Cuenta con insertos de goma antideslizantes tanto en la cubierta superior como en la plataforma inferior. Si el cliente lo desea, también puede elegir un modelo —disponible en todas las paletas Endur— con bandas antideslizantes que permiten mantener la carga estable. Los cantos redondeados reducen el riesgo de que las horquillas de la carretilla elevadora puedan dañar la paleta. La serie de paletas Endur también está disponible en varias dimensiones: europea, americana o especial para contenedores.
En la fabricación de sus paletas, Cabka-IPS intenta utilizar siempre plástico reciclado. Esto los convierte en una solución especialmente económica y sostenible. En función de la demanda del cliente y sobre todo en aplicaciones de uso alimentario, también se utiliza plástico virgen. Junto con el cliente, los expertos analizan, en primer lugar, toda su cadena logística y a continuación suministran al cliente el producto o solución especial que mejor se adapte a sus necesidades concretas. Esto asegura que los usuarios, ya sean de la industria química o de otras industrias, puedan aprovechar todo el potencial de su logística.


Regreso al contenido