DOMINO - Luchando contra las falsificaciones - Bart Vansteenkiste, Domino Printing Sciences plc - Handling&Storage

Vaya al Contenido

DOMINO - Luchando contra las falsificaciones - Bart Vansteenkiste, Domino Printing Sciences plc

Bart Vansteenkiste, director internacional de desarrollo para el sector farmacéutico de Domino Printing Sciences plc

Luchando contra las falsificaciones

¿Cada vez es más difícil detectar envases falsificados?

Los que se dedican a la falsificación de productos están mejorando de modo alarmante las reproducciones de las marcas conocidas logrando una mayor penetración en el mercado y haciendo que cada vez sea más difícil detectarlas. Esto supone un problema importante tanto para los fabricantes como para los consumidores, y su magnitud está creciendo.
Los productos falsificados pueden suponer un alto riesgo. La reproducción del etiquetado, que en muchas ocasiones es casi indistinguible de la de los productos originales, los dota de un aspecto auténtico.  
Actualmente, el comercio de productos falsificados supone el 3 % de todas las transacciones internacionales, con un valor de 509.000 millones de dólares estadounidenses. Además, el último informe de Aduanas de la UE indica un dato preocupante: el 34 % de los productos falsificados detectados en 2018 podrían causar daños a los consumidores.
Aparte de la industria alimentaria y de las bebidas alcohólicas, hay otros muchos sectores vulnerables que están expuestos a las imitaciones. Aproximadamente el 62% de los medicamentos que se compran a través de Internet son ilegales, según la Alianza Europea para el Acceso a Medicamentos Seguros. Esta cifra no deja de aumentar, lo que significa que las marcas necesitan pensar rápidamente cómo abordar este problema. La introducción de una normativa más estricta, como los códigos de identificación única de los productos, impuestos por el Reglamento de la UE sobre productos sanitarios, que entrará en vigor en mayo de 2020, supone un gran paso para combatir la venta de productos falsificados en la Unión Europea. Sin embargo, un problema complejo requiere una decisión sofisticada.
Lo bueno es que contamos con la tecnología para ayudar a los fabricantes en la lucha contra los falsificadores.

Codificación para la trazabilidad

Combatir las falsificaciones depende de una codificación y un marcaje eficiente de los productos y envases, legible en cada etapa de la cadena de suministro; una codificación resistente que todos las partes involucradas en el proceso puedan leer. El primer paso para gestionar las falsificaciones es asegurar la calidad de los productos, empezando por el aspecto de todas las impresiones, incluidos el código de trazabilidad y la fecha. La tecnología de codificación de hoy en día facilita la aplicación de códigos de trazabilidad, como el código de identificación única, en una enorme gama de materiales sin afectar a las velocidades de producción, lo cual tiene un gran impacto sobre la cuenta de resultados.

Embalaje secundario

A menudo, los envases para los puntos de venta tienen el objetivo de ayudar a que un producto destaque en las estanterías de los supermercados, pero ¿podrían también ayudar a luchar contra las falsificaciones? Quizás. Es poco probable que los falsificadores reproduzcan el embalaje secundario o terciario. Por lo tanto, el embalaje secundario resulta no solo un vehículo para reivindicar la identidad de la marca, sino un medio para garantizar al cliente la autenticidad del producto.

Códigos QR

Añadir códigos legibles por smartphones al envase de un producto es algo barato y sencillo. Además, permite verificar la autenticidad de los productos. Un simple escaneado con un smartphone podría conducir a los consumidores a un sitio web donde se muestre la procedencia de un producto. O siendo más complejo: aunque los falsificadores puedan añadir fácilmente códigos QR propios para falsificar productos sanitarios, no serían capaces de crear un sistema de codificación que indexara tus productos y condujera a los consumidores a tu sitio web oficial. Eso requeriría piratear toda tu infraestructura de IT. Los códigos legibles por smartphones también tienen la ventaja de brindar a las marcas una nueva manera personalizada de relacionarse con los clientes.
Las etiquetas GS1 se están empezando a utilizar de manera generalizada en el sector de la salud, ya que permiten a los usuarios obtener muchos más datos a partir de un mismo código. Se trata de una forma de mejorar la calidad y seguridad del cuidado, no solamente para el consumidor, sino también para el dueño de la marca. Cuando el usuario final escanea la etiqueta, puede enviarse una alerta al propietario de la marca original en caso de haber copias del embalaje, lo que le permite identificar cuándo y dónde hay falsificaciones en circulación, y tomar medidas.

Etiquetado con texturas

La magnitud del problema de la falsificación está aumentando principalmente debido a que la tecnología ha permitido a los falsificadores reproducir el etiquetado del frasco de la marca de un fabricante de una forma más barata y sencilla. Otra manera de dificultar la imitación es invertir en etiquetas de primera calidad que los falsificadores encuentren mucho más difícil de imitar de forma convincente, como el etiquetado con texturas.

Envases a prueba de manipulaciones

El sector médico utiliza con frecuencia envases a prueba de manipulaciones, de manera que podrían emplearse técnicas similares para evitar la manipulación en productos farmacéuticos. La combinación de un sellado a prueba de manipulaciones y de una autentificación mediante el número único del código de barras es la mejor manera de proporcionar una prueba casi infalible de la fiabilidad de tus productos, tanto para ti, el fabricante, como para los pacientes.
En el mercado actual, las eficiencias que se exigen a la cadena de suministro hacen necesaria una mayor productividad, por lo que es crucial que la solución de marcaje y codificación no retarde la velocidad de producción. La tecnología de codificación, marcaje y etiquetado juega un papel importante en el proceso de producción de innumerables productos. Estos ejemplos muestran cómo las marcas pueden adaptar sus procesos de impresión para luchar contra las dificultades cada vez más cambiantes creadas por los falsificadores.

Regreso al contenido