ENERSYS - Cargadores modulares de EnerSys compatibles para vehículos de muy alto rendimiento - Handling&Storage

Vaya al Contenido

ENERSYS - Cargadores modulares de EnerSys compatibles para vehículos de muy alto rendimiento

Cargadores modulares de EnerSys compatibles
para vehículos de muy alto rendimiento

EnerSys ha ampliado su gama Life iQ de cargadores modulares. Los nuevos productos de 96 V y 120 V, y potencias de hasta 21 kW, permiten cargar los vehículos eléctricos más grandes usados para la manipulación de materiales. Entre éstos se incluyen las carretillas elevadoras y la sustitución de máquinas con motores de combustión interna de alto rendimiento.
Martin Walsh, responsable principal de productos del departamento de Energía Motriz y de Reserva para la región EMEA de EnerSys, comentó lo siguiente en referencia a estos últimos productos: “Estos nuevos cargadores con mayor capacidad nominal son especialmente importantes porque no existe otro fabricante de cargadores industriales de gran tamaño que haya superado las barreras legislativas y otros obstáculos asociados para permitir la carga de estos grandes vehículos con un formato modular. EnerSys ha logrado este éxito gracias a su experiencia en el diseño electrónico, junto con sus amplios conocimientos sobre el proceso de carga y los perfiles de carga efectivos, adquiridos a lo largo de más de cien años produciendo baterías”.
La eficiencia energética, la fiabilidad y la carga optimizada de los nuevos modelos conlleva un ahorro en los gastos de explotación en comparación con los cargadores de 50 Hz tradicionales. Esto puede mejorar todavía más mediante el uso de baterías modernas con una tecnología más avanzada y una impedancia menor.
Lo más importante de todo es que esta eficiencia se mantenga durante el ciclo de carga de la batería. Mientras las baterías se cargan, la intensidad de carga del cargador se reduce de forma continuada, lo que afecta de manera negativa a la eficiencia que suele ofrecer un cargador convencional. En cambio, los productos EnerSys se pueden configurar para que hasta seis módulos compartan la carga. Estos se desconectan progresivamente a medida que la carga se reduce, de modo que los módulos que permanecen en línea se mantienen a su mayor potencia de carga y siguen siendo eficientes. Los cargadores modulares también eliminan la tendencia de los cargadores convencionales a sobrecargar la batería hasta un 20 %, así como el desperdicio de energía y la reducción de la vida útil de la batería que esto conlleva. Por el contrario, el rendimiento de carga mejorado de los cargadores modulares prolonga la vida útil de las baterías de tracción.
Como resultado, es posible un ahorro considerable en el gasto energético. Por ejemplo, las pruebas internas han demostrado que, en función de los costes de energía que predominan en el ámbito local, la carga de una batería de 120 V y 1500 Ah, que normalmente costaría 50 € con un cargador de 50 Hz, costaría aproximadamente 37 € con un cargador modular. A diferencia de los cargadores convencionales, el factor de potencia de un cargador modular Life iQ es cercano a uno. Por lo tanto, no solo evitan la distorsión de CA y la sobrecarga de la red eléctrica con potencia reactiva, sino que también reducen la capacidad necesaria para el cableado de alimentación y los equipos de conmutación.
Además, el diseño modular garantiza una gran fiabilidad, ya que los módulos comparten la carga de forma equitativa. Si se produce un error en uno de ellos, los demás módulos siguen funcionando a una potencia menor y sin interrumpir el proceso de carga. En el caso de aplicaciones de fiabilidad extremadamente alta, puede añadirse un módulo adicional para obtener una redundancia N+1.
La optimización que ha llevado a cabo EnerSys de sus perfiles de carga no solo prolonga la vida útil de la batería, sino que también permite una reducción considerable del tiempo de carga, lo que conlleva un ahorro de una hora o incluso dos, en función del tipo de batería. Esto es muy importante, ya que el tiempo es uno de los factores que más influye en el coste en el entorno empresarial actual. La carga inteligente también permite ahorrar tiempo, puesto que los intervalos de mantenimiento de las baterías Water Less pueden ampliarse hasta ocho semanas, en comparación con los intervalos de tan solo una semana o diez días de los cargadores convencionales. Dado que cada llenado de agua de 60 litros puede tardar entre 20 y 30 minutos, durante los que la batería no está disponible para su uso, se trata de una ventaja adicional muy importante.
Por último, la gama de EnerSys de cargadores modulares inteligentes de alta frecuencia garantiza la identificación automática de las baterías, una mayor eficiencia y un control del factor de potencia, lo que añade una personalización óptima de la carga a todas las ventajas ya existentes de la tecnología de alta frecuencia. Si se combina con el dispositivo inalámbrico de control de baterías Wi-iQ, se puede visualizar fácilmente el estado del cargador.
“Esta tecnología ha puesto el listón de la potencia muy alto para los operarios de vehículos grandes”, comenta Walsh. “Ahora disponen de una solución que no existía en el mercado y, gracias a nuestra exclusiva filosofía ecológica, esta tecnología aporta una enorme eficiencia energética, así como una gran fiabilidad y las demás ventajas de nuestro diseño modular de alta frecuencia”.


Regreso al contenido